domingo, octubre 07, 2012

ELECCIONES...

Hoy se realizan elecciones presidenciales acá en Venezuela. Estos son unos comicios cardinales para el futuro inmediato del país y de la vasta zona de influencia que nuestra nación ha ido adquiriendo.  
 
Para bien o para mal, estos sufragios significan la consolidación o rechazo de un proyecto sociopolítico que cada vez luce más extraviado en su rumbo. Su principal mentor, el actual presidente, Hugo Chávez, lo ha definido como Socialismo del Siglo XXI.

Dicho término fue acuñado por el sociólogo alemán Heinz Dieterich en 1996.  Chávez se declaró afecto a dichos planteamientos y en tal sentido el primer anuncio lo hizo en un discurso que dio el 30 de enero de 2005, desde el V Foro Social Mundial, realizado en Porto Alegre, Brasil.

 
Es pertinente señalar que antes de Dieterich, el comandante Chávez se había declarado amigo y asesorado del también sociólogo, pero de origen argentino, Norberto Ceresole, quien había sido peronista, amigo de las milicias izquierdistas, así como una serie de escarceos con el neo-fascismo y con los idearios de sus amigos Robert Faurisson, Roger Garaudy y Ernst Nolte.  Al revisar estos últimos encontramos un verdadero arroz con mango, o pastiche ideológico que, se afirma, contribuyó significativamente al enredo ideológico, político y argumental que suele manifestar de manera reiterada el teniente coronel retirado.

Si bien el mencionado ideólogo alemán, quien reside en México, donde ha desarrollado su carrera como catedrático de la UNAM, en un tiempo apareció como el mentor intelectual del presidente venezolano, con el tiempo ha manifestado serias divergencias con el mandatario caribeño.

Dieterich se ha expresado muy duramente del mandatario y lo que llamó su “nueva política de appeasement (reconciliación)”, la cual explica de este modo: “Al ayudarle a Obama y su cabeza de lanza, Juan Manuel Santos, a reintroducir la Doctrina Monroe en la Patria Grande, Chávez ha perdido la esencia ética de su proyecto y, con esto, el norte político.”

          Ceresole, Dieterich, Marx, Cristo, Bolívar, Zamora, Pérez Jiménez, Lenín, José Martí, han sido extensamente citados por el mencionado presidente. Sin olvidar el muy manoseado “El Oráculo del Guerrero” obra del joven escritor chileno-argentino Lucas Estrella, donde se pueden encontrar citas como esta: “En el horizonte, el límite entre el Cielo y la Tierra se desdibuja. En el horizonte, es imposible discernir”. Similares a esta fueron decenas las que usó Chávez en sus interminables alocuciones dominicales, que ahora se han hecho diarias. 
Aún se recuerda que el frenesí por el citado libro duró hasta que el escritor Boris Izaguirre, con su habitual desparpajo dijo que a él le encantaba que por fin Venezuela tenía un presidente al que no le daba pena citar de manera reiterada y enfática a un libro como el de Lucas Estrella que era una apología a la homosexualidad. Dijo Izaguirre: “el solo nombre de Lucas Estrella, devela a su autor, nada más gay que ese seudónimo”.  Hasta ese día fue citado el libro de marras en las inacabables chácharas presidenciales.

 
Igualmente los índices de inseguridad se dispararon de forma incontrolable, los numerosos organismos oficiales han hecho una abierta manipulación de los indicadores para hacer aparecer ante la opinión pública un desarrollo que el grueso de la población  cada vez desmiente con mayor asiduidad.

 
Han sido catorce años de duros cuestionamientos, tiempo en el cual la vieja dirigencia politica venezolana, responsable directa del desastre que permitió la llegada al poder de un hombre como Hugo Chávez fue siendo remozada. Los llamados “bueyes cansados” y miembros de los “cogollos” de los partidos cada vez más fueron siendo relegados. 

 
Sin embargo, debe destacarse que el jueves 22 de noviembre del 2001 los adecos, nombre dado en Venezuela a los militantes del partido social demócrata Acción Democrática,  le dieron una clase y un mensaje bien claro al mundo político, eso no se puede negar, lo hicieron de la única manera que se tienen que dar: con fuerza, sin miedo y hasta el fondo. Ese día ellos demostraron que ya la hegemonía chavista en las calles, al menos las de la capital venezolana, no era tal.  Y a partir de ahí las manifestaciones cada vez se hicieron más frecuentes y más vigorosas.

 
Fueron innumerables escaramuzas, una salida temporal de la presidencia del propio Chávez en un episodio al que todavía no se termina de clasificar unánimemente, ya que hay quienes hablan de golpe de estado, otros de renuncia, otros de manipulación del propio mandatario.

En el ínterin, se sucedieron diversos episodios comiciales, y también las calles se llenaron de gente en manifestaciones de todo orden.  Los simpatizantes del bando presidencial han sido virulentos, por decir lo menos, a la hora de manifestarse y los cuerpos policiales y militares, eficaces a la hora de reprimir a los opositores, se han mantenido de brazos cruzados antes sus desmanes.

 
Han sido años documentando este proceso socio-político. He visto un lado y otro, fotografiado a los "marchistas" de un bando y de sus contrarios. Fotografié a los dos candidatos que hoy se enfrentan: al presidente ejerciendo su derecho al voto y recibiendo su acreditación como reelecto; también a su contendor, morral al lado, después de estar detenido durante cuatro meses en la sede la policía política, El Helicoide, por supuestos delitos relacionados con el asedio a la Embajada de Cuba en Caracas durante los episodios de abril del 2002 cuando Chávez salió momentáneamente de la primera magistratura.

 
También retraté a los que lloraban amargamente la derrota. A quienes llenaban calles y avenidas. A quienes amanecían durmiendo en una silla para ejercer su derecho al voto a primera hora. Ancianas sin más escudo que una cruz para enfrentar a un batallón de soldados. Guardias que lanzaban a diestra y siniestra gases lacrimógenos para disolver grupos de manifestantes.  

 
 
Todo eso, y más, he documentado y todo eso, y más, hoy entrará en una nueva dimensión de la cual tendremos nociones más exactas dentro de unos días. Hoy, nuevamente, Venezuela pondrá a prueba su verdadero tenor democrático y demostrará si ratifica su actual presidente o si escoge nuevos rumbos.  El país decidirá si respalda o no lo expresado por Chávez en el estado Monagas: “Lo que está en juego no es si asfaltaron la calle o no, no está en juego si estoy bravo con los dirigentes, está en juego es la vida de la patria el 7 de octubre”.  ¿De cuál patria? ¿La del Socialismo del siglo XXI?

© Alfredo Cedeño

 
 
 
 
 
 
 

9 comentarios:

Amaia Villa dijo...

Deseo que esos comicios sean verdeara mente expresión de lo que el pueblo quiere y se pueda ejercer la libertad de voto y pensamiento. Me impactó especialmente este párrafo Alfredo y la foto que lo acompaña

"También retraté a los que lloraban amargamente la derrota. A quienes llenaban calles y avenidas. A quienes amanecían durmiendo en una silla para ejercer su derecho al voto a primera hora. Ancianas sin más escudo que una cruz para enfrentar a un batallón de soldados. Guardias que lanzaban a diestra y siniestra gases lacrimógenos para disolver grupos de manifestantes."

En esta mañana de domingo desear un futuro de esperanza y paz para tu pueblo y para todos los pueblos.

Un abrazote
Amaia

palabra sobre palabra dijo...

Impresionante reportaje fotográfico.

Anónimo dijo...

Estimado amigo,...hoy, fundamentalmente, puede decirse que se juega el destino de Venezuela. Hoy tal vez puedan ponerle una bisagra a la historia, reinsertarse en el concierto de las naciones, demostrar que aun queda fibra íntima patriota en la ciudadanía Venezolana.Mi amigo, yo veo un paralelismo, una copia de métodos, un avance hacia la nada en mi país, que se trata de convertir en un paraíso del dogma Kicherista. Lo que sucede en venezuela se produce también en Argentina. Es triste ver como se embauca a las masas, que a la vez desean ser embaucadas y gozar de las ínfimas prebendas que el modelo brinda a sus seguidores.Muy triste. Suerte en el día de hoy. Les va a hacer falta. Un grn abrazo. ELCRUZADO

Néstor Belda dijo...

Venezuela, como la mayor parte de los estados latinoamericanos, están sometidos a la hipocresía y vanidad de políticos parapetados detrás de "los nuevos conceptos del socialismo moderno".
Espero ansioso los resultados, con la esperanza de que Venezuela sea la punta de una lanza que acabe por fin con esta indeseable casta de políticos populistas.
Un abrazo!

Anónimo dijo...

Excelente Alfredo!!
Confiar en todos los venezolanos para una mejor Venezuela!!
Ana

Anónimo dijo...

Una vez más nos acercas a la realidad de tu país, de tu tierra y sus gentes. Lo más candente y actual en primera línea.
Os deseo y por ende te deseo un futuro de lo más esperanzador en el que realmente prime la buena gestión y el saber hacer.
Un saludo,

M. Lorena Lucas Moreno
pd.- Una de las fotos que más llamó mi atención: la de las manos en la lista de votantes.

José Valle Valdés, Pichy dijo...

Pensé 'pasar por alto" esta crónica, amigo, pero; no sería honesto. Sigo tu blog porque me resulta interesante, y gusto de tu forma de escribir.
Sabes, me apasiona la historia, y no hay historia sin política.
No quiero hablar mucho de algo que "no vivo". Sí, dejarte en pocas palabras, mi opinión:
Chávez, si fuese mudo, fuera mejor político...pero, de los males, hay que escoger el menor. Creo, ante la falta de alternativas, ganó Venezuela.

Un fuerte abrazo.

Maria A. dijo...

He visto las excelentes fotos y el realismo de la crónica... No he pedido visitar antes la entrada y los resultados electorales ya son públicos, solo me queda abrazar al pueblo venezolado y desearle un mejor futuro!
Maria A.

Anónimo dijo...

Si alguien conoce y sabe de Historia y Geografía de este país eres tu Alfredo
Por que has viajado por esta tierra que te vio crecer y vivido siempre muy de cerca la Historia contemporánea de este Hermoso y gran País.
Por el cual muchos queremos dar el todo por el todo y hacer de El la mejor Herencia para nuestros Hijos y nuevas generaciones venideras
Se que lo Amas plenamente a tu Pais y mostraras a otros a través de tus escritos y fotos todo lo bello que es y lo orgulloso de ser Venezolano

un fuerte abrazo

Leida