sábado, julio 13, 2013

MORDEDURAS

Su belleza generosa no rehuyó las dentelladas
que llovieron a su alrededor,
fue compañera de infortunios
con luminosa dignidad alumbrando el matorral.

© Alfredo Cedeño


1 comentario:

Emely dijo...

Fue hermoso nunca infortunio. Algo tan bello jamás puede ser mancillado. Luz, mucha luz esa bella flor tiene su belleza que nadie puede doblegar. Jamás rehuye al presente. Digna, bella, altiva, jamás doblegada....
Ella nunca rehuhirá a su destino... Tiene que vivirlo. Es la única manera de cruzar el rio...

Todo lo que pude escribir es desde el alma, pero, sus letras me confunden desde generosa, infortunios hasta dignidad !!! Quisiera ser mas profunda en mi apreciación pero no creo sea tan sencillo.....

Le felcito por ese verso que congrega la solaridad !!!

Emely