domingo, agosto 25, 2013

HACIENDA MONTE SACRO

De niño, mi madre, la difunta Mercedes, que no podía dejar de hacer cosas a toda hora y momento, hacía por ratos lo que ella llamaba colchas de retazos: trocitos de telas que iba guardando y que luego con mano diestra cosía uno con otro hasta hacer una gran manta. Años después visitando una comunidad amish en Filadelfia me asombré al ver que ella lo que producía era una de las llamadas patchwork quilts, pero más me pasmé al verles el precio en una vitrina de New York. Perdonen la altisonancia: me caí de culo.
¿A que viene todo esto? A que Venezuela es una de esas colchas donde cada trozo está donde le toca, es el caso de la hacienda Monte Sacro donde estuve el pasado martes y es sobre lo que les quiero contar hoy. Apenas a 145 kilómetros al oeste de Caracas, y a  menos de 20 kilómetros de Valencia, en la misma orientación, en las afueras de Chirgua, estado Carabobo, está dicha estancia.
Una carretera en pésimo estado recorre terrenos donde, según unas actas del  Cabildo de Caracas de 1682, había allí una capilla a cargo del presbítero Lorenzo Blanco y Herrera, hijo de doña Isabel y Mateo Blanco. Menos de un siglo después se habla de un censo realizado en la cercana población carabobeña de Montalbán, en el año 1745, donde Chirgua es mencionada con una hacienda de caña de azúcar y un trapiche propiedad de Isabel Clara de Herrera, quien era segunda abuela de Simón Bolívar.
      Y aquí ya nos vamos adentrando en la raigambre de Monte Sacro. Se sabe que en 1827 Feliciano Palacio y Blanco y su hijo Feliciano Palacios y Tovar le venden a Simón Bolívar la mitad de un trapiche en su hacienda de Chirgua. Luego Bolívar dona esas tierras a los hijos de su hermano ya difunto Juan Vicente Bolívar: Juan Evangelista, Fernando y Felicia. Al morir El Libertador la hacienda pasó a manos de ellos.
Comenzando el siglo XX, en 1901, se reparte la herencia de Fernando Bolívar, por lo que uno de sus hijos, Benjamín Bolívar Gauthier, hereda la hacienda Monte Sacro. Vale la pena mencionar que por primera vez aparece dicho nombre, seguramente está asociado al juramento que supuestamente hiciera Simón Bolívar en el monte homónimo en las afueras de Roma, el  15 de agosto de 1805, de liberar a Venezuela de España.  En 1916 Bolívar Gauthier le arrienda a José Gabaldón esos espacios y firman una opción de compraventa; al año siguiente Gabaldón le compra dichos terrenos a Bolívar, y veinte años más tarde, en 1936, María Isabel, Carmen Beatriz, Clemencia Gabaldón y Carmen Guzmán de Gabaldón heredan Monte Sacro.
La “gabaldonera” vendió al poco tiempo la propiedad a José Amílcar Fonseca. Este último venderá en 1940 a Carmen Guzmán de Gabaldón quien, en 1948, se la vende a Productora La Agropecuaria C.A. Será esta empresa la que en 1953 venderá esta finca al magnate petrolero Nelson Aldrich Rockefeller.
Aseguran los que conocieron al norteamericano en dicho entorno que deliraba por estas tierras y hay incluso una foto de Edmundo “Gordo” Pérez de él y su esposa de luna de miel en estos parajes. Cuando se indaga sobre su vida en Google se puede leer:  “La hacienda Monte Sacro (Venezuela), que frecuentaba con regularidad con su familia, se consideraba como su segunda residencia fuera de los Estados Unidos.”
Las inversiones que hizo este hombre en dichas tierras fueron incalculables, desde comprar tierras vecinas para alcanzar más de siete mil hectáreas, hasta construir una pista de aterrizaje donde aterrizaba con su jet particular.  Pero dinero habemus más no inmortalidad tenemos y en 1979, con 70 años a cuestas, la versión humana de Rico Mc Pato estiró la pata.
Al poco tiempo los herederos de Mr. Rockefeller ponen en venta la preciada pertenencia y comienza una puja en la que cinco distinguidas familias criollas comienzan a tratar de adquirirla. A esta altura del cuento surge un hombre que, de bajo perfil y con atinado ojo empresarial y emocional, se presenta en New York con su familia en pleno ante los delfines a pedir se la vendan a él. Hablo de Jorge Ruiz del Vizo. La balanza se inclinó a su favor, por supuesto, y a fines de 1981 entra en posesión de la hacienda Monte Sacro.
A partir de ese momento, Ruiz del Vizo se dedica a imprimirle su sello a  esas instalaciones; vende algunas secciones de ellas, como la que tiene la pista de aterrizaje, que todavía funciona y se mantiene en perfectas condiciones, hasta quedarse con 3.500 hectáreas. Allí realiza distintas faenas que fueron desde la explotación de cítricos, ganadería, siembra de papas, producción de maíz, desarrolla un haras que ganó innumerables premios hípicos, las instalaciones fueron  utilizadas como locación de numerosas telenovelas y películas. 
            Al cumplirse el natural ciclo vital, don Jorge murió y sus cuatro hijos, resolvieron los tramites de herencia y dividieron en cinco secciones, en las que se incluía la de la viuda, y todo siguió viento en popa. Pero… y bien sabemos que en  nuestra bendita tierra nunca faltan esas conjunciones adversativas, en abril del año 2009, en una de las tantas muestras del disparatario rojo, para dar inicio a la Misión Zamora, el Instituto Nacional de Tierras tomaron posesión de ella…Debo explicar que por una y mil razones que no viene  al caso ahora explicar, una de las hijas de Ruiz del Vizo, Vivian, se instaló allí junto a su madre y es quien sigue en esas tierras haciendo lo imposible para que el otrora modelo de producción agrícola, equino y pecuario no pierda su lustre. 
Ella, graduada en diseño de interiores en Fort Lauderdale, de figura menuda, y creo que 1,65 de estatura, voz serena y gestos firmes asegura: “Si uno se va de la tierra, pierde. Yo soy la guardiana de la tierra. Yo no tengo miedo. Estoy aprovechando el día a día.”
            Una de las primeras medidas rojas fue prohibir  todo tipo de actividad de explotación en estos terrenos, e incluso un grupo de modestos productores que les habían comprado un pequeño lote de hectáreas fueron afectados. El entonces presidente del INTI, quien gustaba aparecer en televisión de pistola al cinto, al mejor estilo de Juan Charrasqueado, Juan Carlos Loyo, en Chirgua dijo “estos paperos deben adecuarse al nuevo modelo de producción social que son `las comunas` y debido a que en Chirgua hay una comuna en plena formación estos agricultores deben manejarse siguiendo los lineamientos de ese tipo de trabajo comunitario”. Nada que comentar.
            Lo cierto es que ahí no se está produciendo nada y Vivian se ha dedicado a alquilar las históricas edificaciones, porque “no me iba a pasar todo el día viendo televisión, y es lo que me permite sobrevivir y mantener esto.” Habla de miles y miles de metros de jardines bien cuidados, de instalaciones impecables y un ambiente absolutamente bucólico. Si  quiere contactarla escriba a: vivianruizdelvizo@gmail.com.
Quisiera poder escribir muchísimas cosas. Creo que lo mejor que puedo hacer es darle las gracias a Vivian por, a pesar de todo, seguir metiendo el hombro y hacer un esfuerzo titánico por conservar este trocito de la historia de esta gran manta de retazos que somos Venezuela y su gente.


© Alfredo Cedeño

18 comentarios:

Anónimo dijo...

Un buen trabajo, amigo,...como de costumbre.Muy buenas la fotos,..muy buena la intención de la nota,...La foto de Vivian acariciando al pero es suficiente para dilucidar la clase de buena persona que es, -aparte de ser muy bonita- De lo expuesto me surge un pensamiento sobre el valor,la utilización y la eficacia del voto. Es un arma muy poderosa, si es bien utilizada. pero letal, si no se la usa correctamente. Tal vez sea una asignatura pendiente de los latinos. Para pensar. Feliz Domingo. ELCRUZADO

zulma dijo...

No he tenido el gusto de entrar a esa inmensa Haram hacienda, terreno , pero solo al verlo desde las afuera se ve el cuidado y el esmero que esa gente ha puesto en mantener ese territorio, Como siempre ,donde ellos ponen la mano es sinónimo de torta. Conocía parte de la historia , mas no que perteneció al terrateniente mayor Bolívar,
Muy bueno tu reportaje , como siempre , felicitaciones

José Valle Valdés dijo...

Linda, tu Venezuela; que describes con buen tino y ,mucho gusto, amigo.

Abrazos

Rodolfo Rico dijo...

Mi estimado amigo Alfredo, muy bueno, esta trarea de rescatar los valores humanos que tenemos en Venezuela debes continuarla, Venezuela vale por eso, sus seres humanos, así como otros rescatan la pobreza, la miseria, también hay que rescatar los valores culturales e histórico de nuestro pueblo. Saludos- Rodolfo Rico

Anónimo dijo...

Los comentarios,recuerdos, esos papeles con tinta, misteriosos, apasionados, llevan en su interior, vivos, muertos o casi muertos. Llevan alegrías, tristezas, sabiduría y esperanzas, entretenimiento y música para los sentidos, jamás desaparecerán, porque mientras exista la imaginación y la creatividad, el contenido será el aliado del hombre para depositar el conocimiento en sus páginas, no importa si serán de papel o un microchip, pero será lectura y se leerá muchas veces en el lecho íntimo para llamar a Morfeo o despistar a los “gatos negros de la conciencia” que interumpen el sueño…FELICITACIONES AMIGO ALFREDO CEDEÑO, ENHORABUENA, NO DECLINES NUNCA..SIGUE,SIGUE QUE EL CAMINO SERA FACIL Y TRIUNFANTE PARA NUESTRA CULTURA VENEZOLANA.

Elizabeth Hidalgo Osuna dijo...

Interesante como muestras a tavés de tus escritos y fotos situaciones de nuestra realidad venezolana.
Me gusta!

Gracias amigo Alfredo

Anónimo dijo...

En su libro ¨La caída del Liberalismo Amarillo¨, página 113, Ramón J. Velasquez refiere que para el año de 1892, la hacienda Monte Sacro era propiedad del general Manuel Antonio Paredes.
Podría Ud. confirmar esto?

glauber rojas dijo...

Interesante tu trabajo muy bien reseñando te felicito.

luisana de las nieves chirinos campos dijo...

El general Paredes únicamente fue propietario de la hacienda La Paredeña, parte de Casupito y la mona

luisana de las nieves chirinos campos dijo...

Además de Monte Sacro también existe las haciendas Cariaprima, la Emilia, la Corina y el propio poblado de Chirgua. Existía un trapiche papelonero en la hacienda La Emilia propiedad de Fernando Bolívar

intisumak dijo...

Encontré todo este hermoso pasaje cuando les dije a mi hija que rockefeler tubo una hacienda en Venezuela y al buscar informacion al respecto me encontré con tan interesante historia.
Lo triste es que mientras seguía fascinada con la historia voy recordando el desastre que ha hecho este sistema actual de gobierno, y en el momento de saber que efectivamente expropian y casi que desmantelan parte de la historia de Venezuela, me altero mucho ya que no soporto que no se terminan de dar cuenta que las expropiaciones no sirven sino para destruir.
No es el caso sino que lo anterior la historia antes de 2009 es muy bien expresada, un retacito de mi país, algo en un corazón.

flor dijo...

Qué bello lugar! Maravilloso artículo!

luis oropeza perez dijo...

muy buena esta reseña fotografica y comentarios muy bien sintetizados,el hotel avila de caracas fue construido por nelson rockefeller,en 1941, y trajo un arquitecto norteamericano wallace k harrinson que 10 años despues diseña el edificio de las naciones unidas en nueva york y el lincols center, y de esto se sabe poco como tantas cosas en venezuela, cuantas empresas tenia rockefeller en venezuela quisiera saber, fue el 1er gran capitalista de venezuela...

Anónimo dijo...

Wao me me encantó! Excelente trabajo! Pronto me gustaria conocer la Hacienda Monte Sacro!

Anónimo dijo...

El papel aguanta todo lo que le pongan!, detrás de lo que aparenta ser un mundo hermosos! hay una terrible realidad!, Mi padre trabajo como administrador de esta finca, por mas de 20 anios!, y nunca le pagaron su liquidación, Se dice que el cubano Ruiz del Viso murio de un ataque al corazón al saber que uno de sus 4 hijos (jorge hijo) lo había robado!, pero dicen que ladron que roba a ladrón tiene 100 anios de perdón!, ninguno de ellos trabajaba!, eran expertos en solicitar dolares sub-sidiados de recadi y prestamos que jamas pagaron al estado!, estaban muy relacionados con los políticos adecos de la época, y sus testaferros. La fundacion rokefeler jamas cobro el valor total de la hacienda de 7750 Hect. hoy los malandros del régimen rojo dominan este hermosos lugar!, dejando a sus "herederos" solo las áreas de las casas construidas en el tiempo!. Simon Bolivar jamas fue propietario!, posiblemente sus hermanas si!. pregunten a los historiadores de la zona!.

Izaskun Uzcanga dijo...

Lejos de ese pedacito de tierra que nos vio crecer a muchos y en el que tantas aventuras vivimos, solo queda decir, que no importa lo que la envidia y los aprovechados de turno pretendan hacer, Monte Sacro siempre será eso, un lugar sagrado para muchos quienes tuvimos la oportunidad de recorrer sus jardines, su capilla, la casa de arriba (un espectáculo digno de verse) el viejo cementerio con sus lápidas con fechas extrañas, el carro antiguo que durante mucho tiempo sirvió de juguete favorito.
Creo que son mas las cosas buenas no solo de Monte Sacro, del Trapiche, la Emilia, la Hacienda Cariaprima con sus máquinas de café, en fin todo el hermoso valle de Chirgua.... Un lugar que hace sentir como si la historia aun fuera parte viva del presente.

Illargi dijo...

Leer el artículo me transportó a mi infancia; estudié dos años en la escuelita rural de la hacienda, me llevaban a misa a la capilla de la hacienda y jugué no pocas veces en "la casa del cerro". Monte Sacro tiene un lugar especial en mi corazón.

Jose Manuel Lafuente Armada dijo...

Conocí la finca en los 90 cuando fue propiedad de Jorge Ruiz del Vizo para quien trabaje como asesor de negocios financieros en varias de sus empresas.
La última vez que estuve en esa maravillosa casa fue en con en sus últimos años de vida, cuando impulsaba un agro desarrollo no solo para su finca, si no para la región llamado "Proyecto Vitrina" destinado a hacer de esa zona una potencia en la producción de la papá con miras a mejorar las especies locales, abastecer el mercado local y exportar a gran escala.
Lástima, otro de los tantos sueños que hombres como Jorge Ruiz del Vizo tuvo y no solo como explosión de ideas, si no que invirtió mucho dinero y tiempo del cual ya le quedaba poco, todo para quedar a medio hacer luego del cambio de las políticas agrarias y de posesión de las tierras en estos últimos 18 años.

Hago votos porque Vivian Ruiz del Vizo a quien no veo desde que era una joven predilecta de papá mantenga su importante porción y logre sobrevivir a esta catástrofe que han llevado a cabo los gobiernos revolucionarios.

A Alfredo Cedeño mil gracias por dejarme saber de tan icono desconocido de la historia desconocida y muy tergiversada de Venezuela