jueves, noviembre 28, 2013

HOJIAGUA

Una punta y la otra se asoman en abanico
ambas navegan surcando reflejos y nubes
la piel se le sumerge en oro y crepúsculos
hasta convertirse en un rogo bajo las aguas.

© Alfredo Cedeño

1 comentario:

Anónimo dijo...

Corazones que rompen la noche,
Latidos que quiebran silencios,
Versos que escribo escondida
Que no descubran mi secreto.
Palabras que nunca digo...
Escrito de sentimientos,
Violentas olas, que rompen el dolor,
Barcos...en la mente hundidos
Por tormentas de amor.............Deseo que tu corazón nunca naufrage, sobreviva a las tormentas y seas el Robinson paseando por la playa de tus sentimientos.