sábado, enero 11, 2014

MANOJO

Como el vicio de los amores guerreros
mi alma se deja rasgar hasta los bordes,
se marchita sin aparente remedio
y vuelve a reverdecer sin desalientos…

© Alfredo Cedeño



1 comentario:

Anónimo dijo...

Como las etapas de la vida.

Ylleny Rodríguez