miércoles, febrero 28, 2007

VISUAL

En esos ojos de alegrías que siempre llegan
de dudas, recelos y preguntas que nunca salen
se van enredando los míos así como sin saber y
siempre llegan trozos de miedos que se esfuman
nunca salen controles para resquebrajar ganas
siempre llegan perfumes de mar en la tarde
nunca salen reproches mojigatos a mi locura
siempre llegan embrujos de orgasmos borrachos
nunca salen brisas que apagan las hogueras
siempre llegan mares de centellas alucinantes
nunca salen dardos envenenados ni paralizantes
siempre llegan cuitas cómplices sin destino
nunca salen pasos solitarios hacia la indiferencia
siempre llegan anunciando la gloria de tus dedos
nunca salen para eclipsar con llantos a la luna
siempre llegan puertos para mi boca viciosa
nunca salen a buscar destinos ya abandonados
siempre llegan certezas que se plantan hembra
nunca salen crucifixiones de besos fingidos
siempre llegan ráfagas de melodías en piano
nunca salen espinas que claven vacilaciones
siempre llegan piruetas de un baile que me enamora
nunca salen quejidos por un dolor que jamás habrá
siempre llegan juegos de maromas sin sentido oculto
nunca salen reclamos de sueños no cumplidos
siempre llegan fragancias del Lago de Maracaibo
nunca salen brumas que esconden caminos
siempre llegan acechanzas de mujer amante
nunca salen exigencias naufragadoras del querer
siempre llegan horas tranquilas post coitales
nunca salen a pedir aclaratorias de torpezas
siempre llegan con melodías de princesa soez
nunca salen finales con angustias sin sentido
siempre llegan abrumadas de ganas de mi
nunca salen lágrimas de padecimientos falsos
siempre llegan canciones brillantes de cielo
nunca salen valles de muerte para el follar
siempre llegan paraísos cantando sueños
nunca salen congojas avergonzadas ni pacatas
siempre llegan con ramitos de azahar en su pubis
nunca salen a vociferar traiciones ejecutadas
siempre llegan suspiros menudos de ansiarme
nunca salen simulaciones idiotas de ternura
pero siempre, siempre, siempre, y siempre
llegan retadores anunciándome sus bocas delirantes.

® Alfredo Cedeño

1 comentario:

Anónimo dijo...

M encanta, simplemente me encanta!