martes, julio 24, 2007

CUANTO

No pude decirte cuánto te quiero y deseo y muero por follarte
porque andaba buscando cómo sacar esa cuenta y supe que es
tanto como granos de arena hay en las playas del Lago de Maracaibo
papas pueda agarrar un niño en la huerta de su casa
las flores que hay en el camino de Siena a Florencia
guijarros claros hay en el lecho del río Motatán
nubes pasan sobre los aeropuertos de México
besos pueden darse dos amantes desesperados y rabiosos
orgasmos puedes regalarme en una tarde de julio
gotas de sudor corren por tu espalda cuando me quieres
susurros entregan los árboles en una noche sin luna
compases de una canción que nunca pudimos bailar solos
palabras hay en los diccionarios cuando pierden sus hojas
las hojas de los libros que están por escribirse de madrugada
los poros de los arrecifes que sembraron en el Pacífico
pasos hay entre Perijá y esta Caracas de mis dolores
roces se producen en tus muslos cuando alzas tu falda al caminar
mentiras diría para ganarme tus ganas perpetuamente
ventanas salen a tomar el sol para calentar Ecuador
pedazos de mundos hay en tus pestañas cuando las bates
puertas altaneras se abren con tu paso de gacela en celo
compases manan de un piano al morderme suave y dicaz.

® Alfredo Cedeño

8 comentarios:

Anónimo dijo...

"Exquisita Oda a la Ridiculez". Si ha escrito que no sabe querer como escribe estas mentiras, jajajajja....

Carmen Teresa

Anónimo dijo...

En esta ridiculez de viejo solo le creo que se muere por cogerese a la que le escribe, lo demas sobra, usted es escritor de mi ciudad amada, caracas, no se salga de su estilo, que le hace un favor a la ridiculez, no sea ridiculo.
CT

Anónimo dijo...

Y no pesa. Sí, no pesa el cuánto que escupe ese viento que levanta mi falda cuando danzo por el camino. Sí, no pesa el cuánto que muerde su árbol cuando se recuesta sobre la luna.
Ch.

Luna dijo...

Querida CT:
La que contesta, es a quien se quiere coger el autor... Y puede creerme, que no solo quiere cogerme, es que ya me coge y bien rico que lo hace, por cierto!
No veo la ridiculez, en este poema, por ningún sitio. Solo veo ridiculez en su comentario, por demás soez y prosaico. Ahora bien, si le parece tan ridículo no visite más el blog.
A los demás lectores y comentaristas del blog, les pido disculpas por haber usado el mismo lenguaje que la comentarista CT. Es que si hubiese usado otro tipo de lenguaje, no creo que me entendiera.
Un poeta, no solo escribe para cosas inanimadas, también lo hace para homenajear a quienes ama, para exaltar sus sentimientos y recrear sus vivencias. Cosa que usted no ha entendido con sus lecturas.
No creo, estimada CT (una vez leído su comentario), que usted ame a nuestra muy querida ciudad de Caracas, ni mucho menos haya sentido jamás sentimiento amoroso por nadie.
La vejez, mi estimada CT, se lleva en la mente y con su comentario, usted se hace LA MEJOR EJEMPLAR de la era paleolítica.
Una vez más, pido disculpas a los lectores y comentaristas serios y asiduos de esta pagina. Se merecen, por demás mi respeto.

El satélite particular del poeta: Luna

Anónimo dijo...

"CUANTO".....Bobito recuento de la vida, de las ganas, de la esperanza. Amigo y le cuento que al leer los comentarios confirmo mi creencia..."NADIE TE PUEDE HACER SENTIR MAL SIN TU CONSENTIMIENTO"

M�s que un beso

Soledad

Anónimo dijo...

"CUANTO".....Bonito recuento de la vida, de las ganas, de la esperanza. Amigo y le cuento que al leer los comentarios confirmo mi creencia..."NADIE TE PUEDE HACER SENTIR MAL SIN TU CONSENTIMIENTO"

M�s que un beso

Soledad

Anónimo dijo...

Amigo, Luna y tu, escriben,
IGUALITOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!

Será, que son la misma persona?

Anónimo dijo...

Bien.. dejo mi huella aquí, no se si es luna, si es el autor, si es el fotógrafo quien escribe, y se contesta y se vuelve a escribir.. no lo se.
Lo que sí se es que, independientemente de para quien sean sus letras, sabe llegar, sabe calar en algo que no todos poseen, algunos llaman sensibilidad, otros alma, porque es en el medio del pecho donde se siente.
Como yo aprendí a interpretar a este individuo delicioso, puedo dar fe de que su lente y sus letras van cargados de fuerza pirotécnica... y sus manos tambièn. Saludos mil.... Guache.