lunes, julio 09, 2007

TURNO

El tiempo se llenó de viento y se llevó todo
dejándome tu rostro de muchacha pícara
que feliz clava aguijones de hembra hostigante
sobre las tristezas que alguna vez arrastré
debajo de los pies más putos que había mordido
a un lado de las tardes desnudas de morigeración
encima de un plato de arroz con azafrán y besos
adentro de las esperanzas sin color
por los resquicios de las culpas que retoñaban
sin la menor compostura que se pueda pensar
arriba de pálidos pueblos donde pasaremos raudos
aparte de las olas que bailan en su piel mórbida
con sabia savia mortal que desmorona mis pánicos.

® Alfredo Cedeño

No hay comentarios.: