miércoles, julio 18, 2007

MAGULLADURA

Como un viernes lluvioso de julio
hecho júbilo de encuentros
llegan las gaviotas al parque
con sus giros de perro suelto
y dejan caer leves sus plumas.

Abanican los reclamos abandonados
en las orillas de los bancos
al compás de lágrimas inoportunas
y gestos sin trascendencia
de pasos sordos o muecas ásperas.

® Alfredo Cedeño

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Aparece el sol y me encuentro su sonrisa de julio sobre una gota de lluvia.
Aparece la luna y me consigo este pedazo triste de guijarro magullado.
Ch.

Anónimo dijo...

Despues de Julio viene agosto..... nunca hay dos dias iguales