martes, julio 03, 2007

NOCTURNA

Una noche tu sexo llegó jadeante a mi boca
y dejó su textura en mi lengua y paladar,
como una maldición que me bendice tenaz,
mientras tu boca me marcaba feroz
con regularidad de orfebre mediterráneo.

® Alfredo Cedeño

1 comentario:

Anónimo dijo...

¡ Que noche !

Soledad