jueves, junio 23, 2011

PALETA



La montaña me da sus jarales
y se vuelven flores
para llenar mis ojos de una luz
que sólo ella y yo conocemos:
es para alumbrar los verdes
y todos los colores del monte
en mis manos o en mi boca.

© Alfredo Cedeño

1 comentario:

Anónimo dijo...

Me gusta!
Un beso Amigo.