jueves, diciembre 01, 2011

ORFANDAD


Como la luna de noviembre en el borde del año
la muchacha suelta una risa de papel evaporado
desde su corazón de carne despierta,
y en la esquina queda la mano perdida
que busca más que hiel y desdenes de la ciudad
desde un bolso que roza su mano vacía,
si Dios amarrara a ambas a la cola de un cometa
un canasto plástico verde se voltearía en la calle
con la misericordia de pasos que caen o se levantan.

© Alfredo Cedeño

No hay comentarios.: