domingo, diciembre 25, 2011

ADORACIÓN


Niño mío querido
dame fuerza, salud y fe.
Tú me enseñaste a cantarte
y es todo lo que tengo.
Ahora déjame adorarte
con mi pañuelo y tus cantos.
Hoy todo te lo ofrendo
para venir a celebrarte.
Que así sea…

© Alfredo Cedeño

No hay comentarios.: