jueves, marzo 15, 2012

ACERBO



Mis naufragios cada vez son peores
este pudo ser definitivo,
casi el último
insinuaron los electrocardiogramas,
murmuraban los ojos alarmados del médico…
Cariños que demostraron ser reales
–añejos y recientes–
acudieron a recomponerme
llegaron Felo y Maruja
Ana y José Luis T
Antonio y Alix
Raquel y Humberto
María Teresa y Kathy.
Cada uno acudió lleno de paciencia
que no sabía merecía,
no preguntaron
sólo actuaron con suave precisión
para irme zurciendo cada desgarro,
puso cada uno su mejor hombro
y puedo seguir:
lastimado, pero de pie.

© Alfredo Cedeño

1 comentario:

Ra dijo...

Nada es "para siempre", todo cambia con cada aletear de un pajarito, o con la intensidad de una mirada. El "aquí y el ahora", nos adentra en la inmensidad del infinito permanente, y es allí donde podemos encontrar el maravilloso mañana que se hace presente en el hoy. Deseo que vayas al encuentro de ese presente con la alegría de descubrir otro maravilloso amanecer. Rake