martes, marzo 06, 2012

POLIPODIO


Dos centenares de esferas
-y unas cuantas más-
giran infinitas como la ternura,
flotan por los bordes de la pelusa
con la suave insolencia del guijarro
que rueda sin control,
suben y bajan con pausas estrechas
en esporádicas simetrías de sombras
donde los trinos se amparan.

© Alfredo Cedeño

No hay comentarios.: