jueves, marzo 29, 2012

LABRADOR


Decía el abuelo que no se podía esconder nada entre cielo y tierra
y menos entre las nubes cuando se alborotan sobre la montaña.

Repetía a diario el abuelo que la tierra es una y trina, como Dios,
porque es comida, pero también terrón, sudor y una canción larga.

El abuelo siempre remachaba con sus brazos de bronce lastimado
un largo repique de cariños al suelo para alimentarnos a todos en casa.

© Alfredo Cedeño

No hay comentarios.: