jueves, marzo 08, 2012

EL TERRONERO


Papá me dice que no coma tierra, que de la tierra comemos y eso es otra cosa. Pero yo no me la como, lo que hago es ponérmela en la boca para que ella se vuelva granitos muy chiquiticos. Y se me van regando por todas partes como un caramelo que sabe a maíz y cilantro y papa y lechuga, ¿cómo no me va a gustar? A él no le gusta, por eso me dice que me va a amarrar las manos si me consigue comiéndomela. Me tendrá que amarrar la boca porque el sabor de la tierra es el de la gloria…

© Alfredo Cedeño

No hay comentarios.: