jueves, marzo 22, 2012

HACENDOSO


Mi trabajo es un saco pequeño
donde meto diez mazorcas
con quince hojas de albahacas
y tres espigas dormilonas.

Mi saco es un caballo pinto
que me saca a pasear en la tarde
por encima de las cañadas
y me lleva volando al río.

Mi caballo es un sueño bonito
donde soy grande grandísimo
y alzo diez sacos de mazorcas
para que todos comamos arepas.

© Alfredo Cedeño

1 comentario:

Amargos de Mandarina dijo...

Hermoso Alfredo, qué ternuram qué imaginación la de la niñez, aún en esa dura realidad. Me ha conmovido tu poema profundamente. Grande tu sensibilidad en imágenes y en palabras. Saludos.