domingo, mayo 26, 2013

BURERE

Corría el año 1779 cuando monseñor Mariano Martí, en el transcurso de su más que nombrada Visita Pastoral a la Provincia de Venezuela, se dirigió al rey Carlos III, solicitándole que Burere fuera erigida parroquia eclesiástica. El cura Martí obtuvo su petición tiempo después y Burere se robusteció, para comenzar a conocer tiempos muchos mejores.
 
Esta población larense está ubicada a la vera de la carretera Lara-Zulia, a unos 20 kilómetros al oeste de la muy añeja Nuestra Señora de la Madre de Dios de Carora, de cuyo pomposo nombre sólo ha quedado la última palabra.
 
Sobre el origen de su nombre, muchos aseguran que es de cuna indígena pero sin ofrecer el significado de dicha palabra, por ello no falta quien dice que “con seguridad es un nombre indígena, quizás se llamaba así algún cacique”. Hablando con los ancianos de allí escuché decir que en realidad el nombre de como hacían los sapos y las ranas que por allí abundan: unos coraban “bu” y las otras “re, re”. En este país se consiguen hasta huecos para hacer ojales…
 
            Hoy confieso que no ando con ánimos de buscarle el noveno brazo al pulpo, así que me limitaré a comentarles que in illo tempore Burere llegó a vivir un esplendor económico que se reflejaba en su templo principal dedicado a Nuestra Señora de Las Mercedes.
 
Hasta que llegó la mañana del lunes 5 de mayo de 1975. Un terremoto sacudió el pueblo, y la secular iglesia fue severamente afectada. El cuarto de San José y la casa parroquial se desplomaron; no obstante, el templo quedó en pie. Pero, lo que no pudo el fenómeno natural lo pudo la desidia y la negligencia.
 
Los vecinos se organizaron y constituyeron la Junta Protemplo de Burere y comenzaron a gestionar, ante los organismos “competentes”, la reparación del local. En 1976 recibieron un telegrama que, desde Miraflores, les envió el general Soto Tamayo, quien les  informó que se había destinado una partida de quinientos mil bolívares (en aquellos días mas de cien mil dólares) para la bendita restauración. Ese dinero se canalizaría a través de la gobernación y el desaparecido Ministerio de Obras Públicas (MOP)
 
 
Lo cierto es que la fulana reparación de la secular edificación fue demorándose hasta hoy, cuando es un montón de ruinas a las que, para recuperarse, debe gastársele mucho más tiempo y dinero del que se requería en aquel momento. De todas maneras: la partida del dinero aprobado no aparece todavía, y una maltrecha puerta guarda las ruinas de la otrora hermosa obra.
 
           ¡Ah! A dos cuadras de los mencionados despojos fabricaron un mamotreto que funge de centro eclesial donde hay algunos objetos de la iglesia original, como el confesionario y la imagen de la patrona del pueblo.
 
            Pero Burere no es sólo su iglesia destruida, es un pueblo de gente grata, de rincones hermosos, de mucha paz. Un cementerio descuidado sobre el que cae la tarde y los niños van de bodega en bodega buscando su merienda. Burere es otro pequeño pedazo del país que, pese a todo, no deja de trabajar, reír y soñar.


© Alfredo Cedeño


14 comentarios:

Anónimo dijo...


Ai esas ventanas...
¿Qué es guarandinga?

Anónimo dijo...

Hermoso!!!

Carmen Cecilia Gutierrez

Anónimo dijo...

Que lindo... Gracias, Feliz Domingo para usted tambien,


Joss Suarez-Lugo

Anónimo dijo...

Bello como siempre, no solo es la información que se recibe a través de cada uno de tus escritos sobre nuestro hermoso país y que muchos, entre los que me incluyo, desconocemos.
Besos 

Horysa Parada

Anónimo dijo...

Esos lugares empobrecidos, recuperan vida y color, a través de tus ojos. Gracias Fotopoeta.

Ylleny Rodriguez

Anónimo dijo...

Qué no habrá visto esa ventana?


Ylleny Rodríguez

Anónimo dijo...

Gracias por la historia de BURERE... "SE VENDE GUARANDIGA Y HELADOS" que dichos lo de mi pueblo.

Zafira

Anónimo dijo...

hermosas fotos, siento que fueron tomadas para mi.

Algún día pasaré por Burere y confirmaré tanta belleza.

José Valle Valdés dijo...

Una crónica muy buena, amigo.

Abrazo

Anónimo dijo...

¿Cuántas ventanas habrás retratado en tu vida?

Humberto Marquez

zulma dijo...

guarandingas se le dice a cosas en general para no detallar, como peroles una palabra muy Caroreña ,no es muy usada y no es ofensiva ,asi que la puedes usar sin problemas, no se si existe en el diccionario, sin embargo en un diccionario editado en Carora podras conseguir miles de cosas que no se conocen en otras latitudes, si lo logro rescatar te lo envio , mil besitos y que no s epongasn celosas tus mujeres

Anónimo dijo...

Mija, definitivamente, no eres de por estos lados. GUARANDINGAS, es un pan hecho a base de harina de trigo, pàpelon, huevos, y especias. si fueras de Carora? supieras lo que es.

liset dijo...

Que b3llo pueblo hay sale mi abuela rosalia Andueza chalia que hermosa dios me la tenga en su gloria

Roy D. Meléndez dijo...

A inicos de 1971 inicié trabajo como veteriario y en ventas en "Alimentos Carora" y semanalmente viajaba por l aLara-Zulia hasta Bachaquero y al llegar a Burere divisaba su típico y perezoso molino de viento, quizas para sacar agua de esa árida tierra! No veo fotos de ese molino en este reportaje ¿Qué pasó con el molino? sugieror que se debería invertir en agricultura cerca de Burere, sembrando maíz, caraotas, hortalizas, etc y se regarían por goteo con agua del rio Morere que pasa cerca, antes de lelgar a Burere, donde llaman "Puenter La miel", d elo contrario los burereños eguirán migrando a Carora, al Zulia o allende, y el pueblo quedará como el pueblo de Ortiz "Casas Muertas". Dr. Roy D. Meléndez