jueves, mayo 30, 2013

COBALTO Y GUALDA

Con suma delicadeza el amarillo se dejó caer
sobre un crespón índigo y luego rebotó aéreo,
abajo el verde océano largó sus brazos anchos
y también crestas delgadas de sutilezas vanas,
una tormenta recóndita de arpegios cromáticos…


© Alfredo Cedeño

1 comentario:

José Valle Valdés dijo...

Me resulta muy bien, amigo.
Abrazo