jueves, mayo 16, 2013

PECIO

En el pantano de sus dudas
no pudo irse quieta a pique,
vagó lenta sobre su reflejo
mientras la ignoraba altiva,
la hilera de palmeras osciló
al paso de tres transeúntes,
y un gris desorden de nubes
no alcanzó a hacerse su luz.

© Alfredo Cedeño




1 comentario:

José Valle Valdés dijo...

Me resulta de muy buen gusto, amigo.

Abrazo