sábado, mayo 04, 2013

CRAYONES


Con todos los colores hice una puerta
para poder abrir y cerrar el arcoíris
cada vez que quisiera soñar sin control,
los afilé borracho en orgía cromática
y tracé fronteras donde  Vasarely claudicó
con un amargo revoloteo de guacamayas,
ahora los empuño con suavidad de pícaro
y resucito mis ilusiones que extravié un día
cuando no supe evitar que las machucaran.

© Alfredo Cedeño

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Ortocromático.

Ylleny Rodríguez

Anónimo dijo...

Que lindo! Dios bendiga el arcoiris...

Zafira

Anónimo dijo...

Querido amigo, hoy busqué encontrarte en un poema. Ya lo tengo...me siento mejor. Gracias, y hoy doblemente gracias.
La medicina del alma. Gracias.

Andre Laplume.