miércoles, junio 21, 2006

BANDOLERÍAS XLIII

Muchacho mío…
hoy entramos al médico
con los miedos azotándome
en un despliegue de dolor
que sólo se calmó al saberte sano.

Un día serás adulto
pasando por estas cosas
en que los grandes nos desarmamos
al no saber cómo cuidar su cría
ni dar la vida para que nada los toque.

Pero de aquí hasta allá
hay mucho tiempo y camino
que mi torpeza no sabe entender
para estirarla como tus brazos
cuando me dices te quiero.

® Alfredo Cedeño

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hermoso, sentido, lleno de amor.

Paz

j.j. dijo...

Felicitaciones poeta!
Es una bella celebración de amor, que cala hasta lo más profundo.
Bendiciones para usted y su muchacho...

J.J.

Anónimo dijo...

¡Què padre poeta se ha echado ese maravilloso hijo del que nos hablas cada tanto en tan hermosos y porfundos versos! Precioso, Alfredo y sentido desde el corazòn... Asì llega pleno!

Cristina Chaca

Anónimo dijo...

Tesoro tuyo...
con tus miedos acuesta.....tu dolor a flor de piel....que solo pudiste calmar......al saberlo sano

Un dia ........podra comprender........cuan dificil es cuidarlo.......... llevarlo de la mano.......sin poder evitar.......el dificil camino ......que ha de correr.....para llegar ser un adulto

Falta mucho tiempo......mucho camino que recorrer.........sientes que con tu torpeza........no lo puedas proteger....... tus alas solo puedes estirar............para darle un fuerte abrazo ...........con un TE QUIERO

nnnnnnnnnn dijo...

muaaaaaaaaaaaaaaaaaaack