lunes, junio 12, 2006

PLEGARIA

Ay Dios!
qué difícil ser humilde.
Por eso te imploro
me hagas ser cada día
menos iracundo
y que la soberbia me abandone.
Te ruego encarecidamente
no me dejes caer
en la falta de piedad
y misericordia con los demás.
Pero, por favor,
no me impidas caer en la tentación
de unos pies hermosos
que besar y lamer.
Y sígueme tentando
con este mar de nalgas
que no encuentro
cómo hacer para morir en él.

© Alfredo Cedeño

5 comentarios:

Anónimo dijo...

"no me dejes caer en la falta de piedad". Amigo, dele pierna, y verá.

Alba Martínez Ávila

Anónimo dijo...

de pana y todo que Dios te oiga...

Catherne Sulbaran

Anónimo dijo...

Apoyo tu plegaria al Dios de la Vida: EROS. ¡Ameeeennnnn! Muy hermoso, Alfredo, vital, sensual, poètico.
¡Bien!

Cris

Anónimo dijo...

Gracias por regalarme la sonrisa diaria. Pícara, noble, sensible, tan de adultos rescatándonos niños en lo lúdico del ser.
¡¡¡¡Ameeeeen!!

Salud,

Katia.

Anónimo dijo...

Cuando Imploras a DIOS........ser Humilde......ser menos Colerico.....que la Soberbia .....no sea tu compañera..... tener mas compasion .......por quienes te rodean......si eso es lo que quieres cambiar...........para poseer unos Pies Hermosos ......que Besar y Lamer........y un Mar de Sensualidad...........donde Morir...........todo esto llegara a ti..............el dia en que TU mismo......saques de tu interior.............Tan Despreciables........ ! Sentimientos !