jueves, junio 22, 2006

CALLES DE CARACAS 01

A un costado de la avenida entre el mar de edificios
dos obreros rompen el piso de una casa sobreviviente
y el aroma de la tierra negra brota cautivando la nariz.

La memoria salta y trae olores de cebolla y cilantro
que atesoró en otras superficies menos peligrosas
y sabe que alguna vez debieron perfumar estos espacios.

Por acá deambularon bueyes y soltaron largas cagadas
arreos de mulas cargadas de zanahorias y sueños
con los que humildes jornaleros alimentaron la Babel del Ávila.

En aquella esquina hubo vastos almácigos de hierbabuena
regados por acequias ladronas de quebradas rumorosas
y también una vieja mata de caoba donde comer y reposar.

Ahora un ratero esquiva las trompas de los carros y salta
dejando en el pavimento a una anciana sin su monedero
y con la desesperanza pintándole su llanto de impotencias.

® Alfredo Cedeño

1 comentario:

Anónimo dijo...

Poco queda de esos dias de antaño........donde el olor a hierbas y verduras fresca .........perfumaba el ambiente

El pastoreo del ganado.....soltando sus excrementos por doquier

El susurrar de la quebradas.....con sus cristalinas aguas.........calmando nuestra sed

Y ahora somos victima........del descomunal trafico....del acecho de los que quieren .....hacer dinero facil...llenando el rostro de una abuela..........de llanto e impotencia