domingo, noviembre 25, 2012

IDENTIDAD Y VENEZUELA


           Hoy escribo con todas las reservas del caso, con plena consciencia de estar entrando a un campo minado donde es muy posible que aparezca más de uno –o una– exigiendo mi decapitación inmediata por insolente, o reaccionario, o por cualquiera otra de esas lindezas que ciertos personajes “radicales” suelen utilizar en ocasiones como esta.
 
           Pero, como a fin de cuentas, nunca ha sido la morigeración motivo del cual ufanarme vayamos a lo que voy y que se arme la gorda. ¿Será que me tocará una flaca? (Segundo párrafo apenas y ya le estoy dando argumentos a las entradas en carnes para que se sientan emulas de Salomé y pretendan mi cabeza así sea en una tapa de caldero…)
 
          Dejo la vagancia, y divagancias, para tratar de mantener el rumbo, pese a lo poco flexible y escasamente divertido que suele ser el sometimiento a los cánones argumentales. En todo caso, como dicen los mexicanos, me vale madre y sigo en lo mío.
 
 
           Vaya a saber Dios cuando se acuñó el termino Identidad Nacional, seguramente en algún lado por ahí tengo el dato anotado; o sabrá Dios en cual de estos libros puede estar. Les confieso que hoy ando con el vago trepado en el cogote, ante lo cual opto por escribir de memoria.
          Como bien han de suponer no ando precisamente de ganas para ponerme a escarbar allí. Lo que si les puedo decir es que en el caso venezolano tal definición gozó de una amplia difusión a partir de mediados de los años 70, cuando Esteban Emilio Mosonyi, acompañado de un nutrido grupo de compañeros profesores de la Universidad Central de Venezuela, así como estudiantes y creadores de diversas disciplinas, creó el Movimiento por la Identidad Nacional.
 
           El mencionado grupo destacó en aquel tiempo por una campaña contra las Misiones Evangélicas Nuevas Tribus y su trabajo, supuestamente pastoral, que llevaban a cabo entre los diferentes grupos indígenas que habitaban el estado Amazonas. Fue de tal intensidad y constancia la mencionada “pelea” que el extinto Congreso Nacional nombró una comisión que investigó a profundidad a dichos misioneros, y al poco tiempo esa asociación religiosa fue expulsada de los mencionados espacios.  
 
          Pero como a fin de cuentas se trata de dar cierto soporte a lo que se dice, recurro a Pedro Talavera Fernández, de la Universitat de Valencia, España, quien explica así dicho concepto: “La Identidad nacional se puede definir como el sentimiento subjetivo del individuo a pertenecer a una nación concreta, a una comunidad en la que existen diversos elementos que la cohesionan y la hacen única, como por ejemplo la lengua, la religión, la cultura, la etnia, etc.; siendo estos elementos objetivos sobre los cuales se asienta el sentimiento de pertenencia a una comunidad, una comunidad nacional.” 
 
           Si queremos ponernos a escarbar en lo etimológico, diría que la palabra nación proviene del latín nātio (derivado de nāscor, nacer). Dijo Varron – Marcus Terentius Varro–, quien fue amigo de Cicerón y autor de Sátiras menipeas: “Son muchas las naciones que habitan los diversos lugares de Europa”. Considero que es pertinente señalar que este señor vivió en 116-27 a.C. Es decir: desde hace más de dos milenios se viene gestando alrededor de dicha palabra todo un universo de significados. ¿O serán significancias? Le dejo eso a los eruditos profanos para su correcta dilucidación. 

            De continuar “curucuteando” en torno a la palabreja, encontramos en el siglo X, específicamente en el año 968, al obispo Liutprando de Cremona, quien en un samplegorio que tenía con el Emperador Bizantino Nicéforo II asentó en una de sus misivas a él: “lo que dices que pertenece a tu Imperio, pertenece, como lo demuestran la nacionalidad y el idioma de la gente, al Reino de Italia.”
           También podría hacer referencias a las universidades medievales y como los estudiantes se agrupaban en “naciones” de acuerdo a su lengua materna o lugar de nacimiento. En aquel tiempo, también los comerciantes de los grandes mercados se reunían en naciones, identificándose así el origen de los productos en venta.
           Si nos metemos ahora con lo que significa identidad, la marrana torcería el rabo, por lo cual me limitaré a transcribir al caletre, amén del ya citado Talavera, aquello de: “Todos los elementos comunes que unen a un pueblo, una nación, personas, tales como el idioma, la religión, gastronomía, folklore, música, danza, y muchos otros elementos; ese sentimiento común a todos los ciudadanos que conforman un país es lo que conocemos como Identidad Nacional.”
           No puedo dejar de mencionar la diatriba que entraña dicho concepto. Hay quienes cuestionan la “identidad nacional” porque, aseguran, está sospechosamente cerca al “carácter nacional”. También hay aquellos quienes afirman que ello acarrea consigo unos supuestos racistas. 
 
            ¡Santa María de Ipire! ¿Será que habrá algo en lo que, por fin, todos a una coincidamos? En el caso de Venezuela donde se ha construido un crisol en el que se han transmutado indios, negros, españoles, colombianos, italianos, portugueses, canarios, argentinos, rusos, alemanes, chinos, chilenos, árabes, y paremos de contar, ¿se puede hablar de una identidad nacional? ¿Acaso lo nacional está más allá del amor por la tierra natal? ¿Qué pasa con aquellos que han adoptado a Venezuela con amor genuino y se han despojado del lar nativo? Eso mismo ocurre en el planeta entero.
          ¿Hasta cuando seguimos amarrados a los dogmas que no dejan volar la esencia del hombre? ¿Qué perverso mecanismo interno se nos dispara y hace que la miopía mental se eleve a niveles incalculables que sólo permiten el afianzamiento de divisiones y diversas segregaciones?
            Hay un sentimiento de pertenencia a un rincón que se desborda de emociones y que está más allá del accidente natal-geográfico de nuestros respectivos alumbramientos. Me han tildado de apátrida en alguna oportunidad por decir que me hubiera gustado nacer en Puerto Rico o en New York o en Londres o en Toledo o en Recanati. Y estoy convencido de que si me hubieran parido en cualquiera de esos lugares, seguiría profundamente enamorado de esta tierra que es mía no por haber nacido en ella, sino porque junto con su gente se me ha sembrado con agreste dulzura en los sentidos.

© Alfredo Cedeño



7 comentarios:

Gastón Segura dijo...

Que fotos, Alfredo!

Amaia Villa dijo...

Me ha gustado mucho Alfredo. Según te iba leyendo iba pensando que no entendía por qué muchos utilizan la "identidad nacional" para justificar exclusión, violencia, destrucción, cuando para mí es sinónimo de "amor a la tierra" "pertenencia" "trabajo por un objetivo común" y me ha encantado cuando he llegado al párrafo de
 "¿Hasta cuando seguimos amarrados a los dogmas que no dejan volar la esencia del hombre? ¿Qué perverso mecanismo interno se nos dispara y hace que la miopía mental se eleve a niveles incalculables que sólo permiten el afianzamiento de divisiones y diversas segregaciones?" y ese final que me ha gustado.
Hermosa y estoy segura que sentida reflexión nos traes este domingo. Hermosas fotos también, me encanta la primera.

Abrazos grandes y espero que nunca pierdas mirada crítica en positivo y constructiva

Néstor Belda dijo...

Uno es de la tierra que ama, que puede o no coincidir con la de nacimiento. Como siempre, muy buena tu reflexión dominguera. Un abrazo!

Anónimo dijo...

Cuando leí el Digo yo! no pude parar de reír y con mucha curiosidad empece a leer el artículo. Las fotos que brincan de un lado para otro son hermosas, muestran nuestra bella geografía y sin duda alguna la que me gusto mucho mucho es la de su rincón maestro, allí plasma su identidad UNA FOTO DE SU HIJO Y SU MUNDO DE LIBROS, que bonito leerlo así, sin atadura libre y sereno. Y si somos mucho cuando ud menciona... "En el caso de Venezuela donde se ha construido un crisol en el que se han transmutado indios, negros, españoles, colombianos, italianos, portugueses, canarios, argentinos, rusos, alemanes, chinos, chilenos, árabes, y paremos de contar, ¿se puede hablar de una identidad nacional? ¿Acaso lo nacional está más allá del amor por la tierra natal? ¿Qué pasa con aquellos que han adoptado a Venezuela con amor genuino y se han despojado del lar nativo? Eso mismo ocurre en el planeta entero."

Zafira

Anónimo dijo...


Dicen que uno es de donde pace, no de donde nace.
Definitivamente los sentimientos hacia un pedazo de tierra, hacia un lugar, un rincón del mundo, o muchos, no pueden limitarse a una definición,
ni cuantificarse, ni estar amarrados a descripciones o denominaciones.
Las fotos, como siempre, una "preciosura".

Lorena Lucas

María Mónaco dijo...

hermosas las fotos, como siempre!!
y excelente la reflexión, muestra muchas aristas comunes a todos, en particular me quedé pensando en la conformacion de nuestras sociedades latinoamericanas.
Un fuerte abrazo,
Maria

Anónimo dijo...

Magnífica entrega, Alfredo, corresponde a los aprontes de un escritor que quiere a su tierra,..y esencialmente a su gente.Gran calidad en las fotos,...y mesura en el texto. Todo bello. Un abrazoELCRUZADO