jueves, noviembre 01, 2012

OLVIDO


Nadie vio la mano que las dejó en la verja,
todos pasábamos con aparente desinterés
y contemplábamos su desolación marchita
que, pese a todo, nos alegraba la mirada…
Las tristezas ajenas siempre se ven bonitas.

© Alfredo Cedeño

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay que tener mucho cuidado con los sentimientos. No se pueden dejar en las esquinas, no sea que otro los adopte...

Ylleny Rodríguez

Amaia Villa dijo...

Guau, me ha gustado mucho Alfredo.

Abrazo fuerte

Anónimo dijo...

Eso es cierto, tengan mucho
cuidadooooo

Ana Miriam Castro Alvarez

Anónimo dijo...

En alguna ocasión todos nos hemos sentido así.

DB.

José Valle Valdés, Pichy dijo...

De buen decir, amigo.

Abrazo