sábado, noviembre 17, 2012

POST-ESTÍO


Sangre y cielo de otoño
se arrebujan uno en el otro
con suaves mohines pardos,
es una sensación agridulce
de hermosa melancolía
que anuncia adiós y pérdida.

© Alfredo Cedeño

5 comentarios:

Amaia Villa dijo...

¡Qué hermoso! Me encantan los colores del otoño aunque me cuesta porque lleva al invierno que no me gusta nada.

Un abrazo grande

Anónimo dijo...


Contraste hermoso donde los haya.

Anónimo dijo...

y se asoman los retoños preñados de esperanza...

Ylleny Rodríguez

Anónimo dijo...

El solo contemplar la foto me produce un suave y sutil calor de belleza. Y su escrito un bello recuerdo... es una sensación agridulce
de hermosa melancolía
que anuncia adiós y pérdida.

Zafira

Anónimo dijo...

¡Bellísimo!, un abrazo.

Andre Laplume.