miércoles, marzo 13, 2013

INMACULADA

Cinco largos y elegantes dedos
acunan la sutil diadema
donde las palabras se enredan,
y un septeto verdinaranja
se yergue altivo e impávido
pese al moscardón que atisba.

Quinteto albo que se fuga
de los verdores quemados
con grácil esguince atonal,
son siete antenas ligeras
como lánguidos gemidos
y un inesperado vuelo matinal.

© Alfredo Cedeño

18 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Qué belleza! Y esas palabras que siguen y describen con exactitud la fotografía acompañan a la perfección.

Por cierto ¿Cómo se llama la planta, en mi vida la he visto; por aquí sería una rareza" inmaculada ". Mi fav.

¡¡Abrazos de flores!!

María A López

Anónimo dijo...

Qué flor tan peculiar, parecen alas de ángeles. Bella la flor y el texto!

Melissa Díaz

Anónimo dijo...

Digna de emularla,
Para tratar de devolverle
ese invaluable obsequio;
"señor magico"
Marian

Anónimo dijo...

Como siempre Alfredo, creando belleza con imagenes y palabras, mi fav. Con un fuerte abrazo

Enrique Pilozo Campuzano

Anónimo dijo...

Tan limpiecita, tan paradita, tan elegante ella!!! Hermosa!! "donde las palabras se enredan"

Zafira

Anónimo dijo...

La foto impactante, me encanta el detalle del moscardón en foto y poesía.

Mi favorito. Un abrazo.

Martha Alicia Lombardelli

Anónimo dijo...

Que bella foto Alfred, me ha gustado sobre todo tu principio y el final... buena conjunción como siempre imagen+texto, un abrazo

Maria A. Mónaco

Anónimo dijo...

Texto y fotografía son hermosos Alfredo. Aquí en mi jardín tengo una flor parecida, es de un árbol que se llama guayacán, pero la tuya es más espectacular. Abrazos.

Araminta Solizabet Gálvez García

Anónimo dijo...

La descripción es más que acertada Alfredo, y la imagen, bellísima, te abrazo fuerte.

Mario Islasáinz

Anónimo dijo...

Cantarle a una flor es enaltecer aún más los dones de la madre Naturaleza.- Bello, Alfredo.- Un abrazo

José Rodríguez Infante

Anónimo dijo...

Es un bello poema. Gracias por compartirlo. Un saludo.

Mª Dora Méndez García

Anónimo dijo...

excelente canto a la naturaleza, amigo. Muy bueno, un abrazo

Mario Cesario

Anónimo dijo...

Excelente!!!
Has podido describir con palabras algo que quizas no lo es tan fácil

Gabriel Falconi

Anónimo dijo...

Bonita descripción de la imagen. Un abrazo.

Amaia Villa

Anónimo dijo...

Me gusta de todas maneras, Alfredo, pero ¿has contemplado la posibilidad de eliminar la última palabra "matinal"? Un abrazo y mi favorito.

Antonia María Carrascal

Anónimo dijo...

Hermoso canto a una flor, gracias.

Renee Valqui

Anónimo dijo...

Muy bueno. Fav y saludos.

Jesús Fonseca Rodríguez

Anónimo dijo...

Porque todas las gotas de rocío parecen mecerse al compás de tus palabras.
Porque la voz que materializa este poema, es la voz de toda la fauna itinerante que se adormece victoriosa en el espectáculo verdinaranja del amanecer y del atardecer.
Porque los dedos que hicieron posible la sutil ingeniería de esta estructura, son de unas manos que puedieron representar la lírica en su materia más honesta: La escritura.
¡¡Felicidades!!

Juan Alberto Pérez Chanduví