jueves, marzo 28, 2013

HISTORIA DE UN HUEVITO


Para Felo; y para Adriana Rodríguez,
la niñita más grande de Caracas!

–Toma Adrianita, te traigo un regalo.
–¡Ay! ¿Qué es?
–Un huevito que se cayó de un arbol...
–¡Ayyyy! Poecito...
–Pero no daba para una tortilla así que se lo eché a los cocodrilos y ellos hicieron una barbacoa con él. Y después invitaron a los arrendajos y a los hipopótamos para que vinieran a comer, pero como esa yemita era de un pez espada se atoraron todos con las espinas del pescaíto y se fueron volando a buscar a una niñita bonita y buenita que los curara…
– Ayyy tannnn boniiitooooo
–¡Y colorín colorado este cuento ha eyaculado!
–¿Quéee? ¡Alfredo Rafael!
–¡Perdón!  Digo: ¡se ha acabao!

© Alfredo Cedeño

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Que placer leerte Alfredo, y que final jajaja aun me estoy riendo, excelente, un abrazo.

Mario Cesario

Anónimo dijo...

Mucha magia Alfredo, de pronto lo blanco pareciera oscurecerse, pero de que tiene magia, la tiene, me encantó, abrazos muchos.

Mario Islasáinz

Anónimo dijo...

Esta gracia no te la conocía Alfredo pero me ha encantado la imaginación y creatividad que desbordaste en tan breve historia. Lograste magia y diversión. Deberías seguir regalándonos estas construcciones. Un gran abrazo.

Araminta Solizabet Gálvez García

Anónimo dijo...

Coincido con Araminta, Alfredo. Me gusta el quiebro que le hiciste a la historia tornándola de cándida en pícara y lo divertido que resulta. ¿Habrá más?

Antonia María Carrascal

Anónimo dijo...

Ayyyy ¡me dejaste sin palabras!

Amaia Villa

Anónimo dijo...

¡Hola, Alfredo! Me gusta tu estilo, esa necesidad de enlazar el humor a tu lenguaje. Sorprende porque la mayoría de las veces se prefiere la seguridad del arte a la soledad del estilo.
Mi favorito...

Martha Alicia Lombardelli

Anónimo dijo...

Genial, genial como siempre, la conjunción de imagen y palabras. Gracias queridísimo mío. Gracias sin fin.

Adriana