martes, abril 29, 2014

AMARILLO

Cabalga sobre un mar escarlata
con ritmos equivocados
se acorta o se alarga balbuciente
coloca sus brazos con desgaire
y ejecuta su síncopa de matices.

Se deja abrazar con dulce sigilo
y enrosca manos de estudiantes
que desafían libres las calles
en rauda belleza desbocada
de senderos hasta el horizonte.

© Alfredo Cedeño

2 comentarios:

Herminia Castro dijo...

Buenisimo gracias por sus publicaciones . Felicidades

Luzia Tejera dijo...

Hermoso!!! Poeta...