martes, abril 08, 2014

VALLE FEROZ

La dulce fiera yacía en reposo
había esperado con larga paciencia
y ahora tiemblan cuando se agita.

Sólo enarcó el lomo con vigor
y sus juveniles amos
la mantienen de paseo sin bozal.

Más de un iluso la presume suya
tras maltratarla contumaz:
ella sigue de largo con paso altanero.

Caracas, gallarda ciudad de mis amores,
va al lado de calles cruzadas de dolor
y camina fresca junto a un país cimarrón.

© Alfredo Cedeño


1 comentario:

Anónimo dijo...

Bello!!! se siente animo, valentía y coraje!!! Amen.
Dora.