domingo, octubre 02, 2011

TRUJILLANEANDO 08 (Niquitao)



Trujillo se dejó colar en el mapa de Venezuela desde el borde sur del lago de Maracaibo con una, a veces, dolorosa armonía que le enreda la vista aún al más escéptico. Verbi gratia. También le enreda el mercurio a los termómetros y da bandazos entre el calor viscoso de La Ceiba y un frío que aturrulla como el de Niquitao.

Hoy dedicaré a este último lugar, ya que lo nombro, mis fotos y letras, cuya presencia geográfica más habitual se vincula a la glándula mamaria en yunta con su denominación –entiéndase La Teta de Niquitao–; y en el terreno histórico por la batalla que en sus alrededores se llevó a cabo el 2 de julio de 1813.

En aquel momento, el entonces coronel José Félix Ribas, al frente de mil hombres, derrotó al coronel español homónimo del poeta que luego convirtieron en su santón particular ciertos prohombres de la izquierda latinoamericana, y con especial fervor por lares antillanos. José Martí se llamaba el oficial ibérico.

Fin de fines que la acción de Ribas, quien había salido desde Barinas y cruzado barrancos y voladeros de respetables calibres, impidió que las fuerzas realistas envainaran la retaguardia de las fuerzas de Bolívar. Ribas, quien estuvo acompañado en el mando de las tropas por Rafael Urdaneta y Vicente Campo Elías, logró hacer casi cuatro centenas de prisioneros, así como abastecerse de abundante armamento y municiones.

La operación bélica de Ribas fue la penúltima de las estratagemas de la Campaña Admirable, que concluyó el 7 de agosto de 1813, cuando Bolívar entró en Caracas. Como bien saben, eso ya es harina de otro costal, así que sigamos en lo frío.

Niquitao está llegando a la orilla suroeste de esa manta de mil formas y esquinas que semeja Trujillo cuando se le contempla en el mapa. Varias son las formas de llegarle, pero la menos engorrosa, aunque no la más vistosa, es la que sale desde Boconó y que toma casi una hora de camino.

Esta población fue visitada por el obispo andariego Mariano Martí, y dejó asentado en los muy comentados Documentos relativos a su visita pastoral de la diócesis de Caracas, llevada a cabo en el siglo XVIII, "este pueblo tuvo principio en 1692, según la nota más antigua de sus libros parroquiales".

No obstante debo mencionar a Tulio Chiossone, quien en su Diccionario Toponímico de Venezuela, cita a Mario Briceño, el cual aseguraba que "la encomienda de indios cuicas del valle de Niquitao, era de las más beneméritas de la jurisdicción de la ciudad de Trujillo entre los años 1584 y 1640". Tal como he dicho en reiteradas oportunidades, y ustedes bien lo saben, donde nos juntamos tres de nosotros suelen aparecer diez versiones. Esto lo refresco porque otros aseguran que fue en 1625 cuando Domingo Vílchez y Juan Vílchez Narváez fundaron esta localidad.

Niquitao es un bordado de calles con ventanas donde las mozas se asoman a ver pasar a los vecinos, quien sabe si luego largarán el cuchicheo y la risa pícara muros adentro; rincones de puertas sólidas encajadas en una pared de rocas que parecen replicarse en las caras de sus labriegos. Aquí Bolívar es un busto que gotea adusto y vigila los barbechos desde su pedestal y los fieles acuden a la iglesia a elevar sus rogativas, mientras sus arrodilladas son vigiladas por un santo enjaulado…

¿Cómo hago para no delirar con cada rincón donde me meto a llenarme de este país? Cada vez me convenzo más que merecemos mejor suerte que la conocida con el rosario de mangasmeadas que hemos debido soportar –y soportamos– de una dirigencia que ni para dirigir el tráfico sirven.

© Alfredo Cedeño




















2 comentarios:

jorgedewariti dijo...

MUY BUEN TRABAJO AMIGO...FELICITACIONES

zulma dijo...

hola Alfredo muy bueno tu trabajo como siempre , desconozco si te llaegarin felicitaciones por el trabajo que hiciste sobre CARORA Y SUS 442 AÑOS ,algunas personas me dijeron que les habia parecido magnifico , si no lo dijeron ellos te lo digo yo. Sigue asi mostrandonos semanalmente algo hermoso u cuando vas a la Mesa de Enujaque o a Jajó