domingo, enero 01, 2012

2012


Que este petardo se abra sin modestias en medio del cielo
como pregón resplandeciente de esperanzas y fe venezolana,
mientras coloco mi alegría de risa consagrada a columpiarse
con una cola efervescente de cometa entre mis manos
para alumbrar esas canciones que no pueden hacer olvidar…
¡Ni aún los mentecatos más feroces que nos han gobernado!

© Alfredo Cedeño

1 comentario:

Anónimo dijo...

amen