jueves, marzo 06, 2014

FUTURO

El grito llega desde el suelo:
un  desamparo de muchachos
que siguen amando mi país,
es casi un lamento sin respuestas
ante poderes sordos y soberbios,
una lanza que me atraviesa
y me hace sentir más inútil que nunca…

© Alfredo Cedeño

1 comentario:

Anónimo dijo...

Así es el sentir de lo que nos pasa.

Maríu Ríos