martes, septiembre 19, 2006

CALLES DE CARACAS 10

Cada mañana el torneo comienza con un repique de corneteos
clarín citadino que anuncia la clausura de otra madrugada
con su cruenta cuenta de muertos, atropellados y desgracias
el abrirse de otra mañana cristalina y llena de sueños quebrados
que no terminan de ser y siguen siendo pesadillas en duermevela.

Cada amanecer es un duelo sin deudas ni plañideras o deudos
para recoger los restos que la ciudad vomita infalible en su rugir
con la aparente placidez de una viuda que juega a la mujer fatal
sin suicidios que le solucionen la vida en su falta de motivación
ni una frazada que le ayude a ocultar sus desazones perversas.

Cada aurora la urbe se despereza como una gata llena de mañas
afilando sus garras descachalandradas con las que despellejará
a los incautos que se le pongan al alcance de sus melindres putos
entre los espejismos de triunfo que pone de cebo en las esquinas
donde los rufianes saquean la buena fe del que se les pone a tiro.

® Alfredo Cedeño

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Tus calles de Caracas 10...

Son como una pintura tridimensional, rica en formas, colores, perspectivas y emociones de distintas intensidades. Fascinada. Abrazos Alfredo.

Patricia Helena Velez R.

Anónimo dijo...

No he podido ver esa ciudad que iluminas. Mi cuerpo es una flor de papel que se ha derretido ante tanta nieve. Volveré con una frazada que me cubra de los disparos.Ch.

Anónimo dijo...

Un poema que a mi parecer refleja la pesadumbre habitual y los espejismos inciertos que inundan nuestro habitar... Hermoso y clarificante.. Ventura para ti poeta...

Caquistos

Anónimo dijo...

Excelente escrito, una pintura valiosa como todas las tuyas.
Confieso que al leerte mientras comienzo del dìa y escucho noticias ( lo que se habla y lo que se calla-siempre) vi a esta ciudad de los Buenos Aires reflejada en tu decir. ¡Què pena la pena de cada dìa!

Un abrazo, Alfredo, siempre un placer leerte.

Cristina Chaca

Xana dijo...

No he estado en Caracas , pero ésto es como todo lo que me han contado , concentrado y que despierta adentro una inquietud horrible...
Aún crueles , todas las características algo típicas de las ciudades son hermosas.
Triste.