miércoles, septiembre 20, 2006

VIRGINIA XVI

La George Washington parkway a veces es de verde tupido
otras es ocre y dorado con tonos de atardecer en sus hojas
también la he visto desnuda, triste y seca como a la espera
o inmaculadamente encantadora arrebujada entre la nieve.

La he visto adosarse con sensualidad alucinada al Potomac
y despegarse majestuosa con aparente desdén de su vera
mientras escala y se lanza en puentes y calzadas onduladas
donde las llantas no saben contar esperas o cantar baladas.

Alguna vez la caminé buscando sin saber siquiera qué buscar
otras, las más, conduje por ella con la rutina de una oficina
a la que nunca llegaban los mensajes de despedidas opacas
o la monótona melodía de las mañanas preñadas de vacío.

® Alfredo Cedeño

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, solo comento que me parece muy interesante lo aqui expresado.
Te imagino...

Anónimo dijo...

Qué arte el tuyo, amigo!... Bello texto que me permite deslizarme por ese camino que adopta las formas mágicas de tu propia pluma. Felicitaciones y gracias por compartirlo.
Abrazos y que termines muy bien la semana.

Jeniffer Moore

Anónimo dijo...

Deja-Vu
Transportado a lugares que de seguro se relacionan con la inmanencia de su ser este extraño poemario de estadios expresados satisfacen a mi imaginación creando imagenes visibles y sentidas..
Gracias por permitirmelo amigo ..muchas gracias

Caquistos

Anónimo dijo...

No soy experta en el género literario de la poesía...pero contigo aprendo a apreciarla...Besos, Besos y más Besos