martes, septiembre 12, 2006

LUTO

Mi amigo me mira con ojos destemplados
y la voz se le suelta letra a letra
habla con la desolación que no quiere decir
lo que termina soltándome a voz desollada.

Cómo duele un hijo carajo! Cómo duele…

El segundo de los varones se suicidó
y el dolor nos deja sin fuerzas ni para llorar
y un abrazo mudo nos sacude impotentes
y el maldito llanto no podemos sacarlo.

Cómo duele un hijo carajo! Cómo duele…

Mi queridísimo amigo se me desmorona
y no se qué diablos hacer con mi torpeza
y busco el cielo por la ventana tratando de rezar
y de ver cómo manejar tanta impotencia.

Cómo duele un hijo carajo! Cómo duele…

Al rato alcanzo casi a ciegas la calle
y puedo sollozar
y puedo gritar
y puedo derrumbarme.

Cómo duele un hijo carajo! Cómo duele! Así sea ajeno…

® Alfredo Cedeño

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias Alfredo, en nombre de todos aquellos que estamos muertos en vida porque perdimos un hijo¡¡¡

Anónimo dijo...

Como duele, se te va la vida...

Rosa Maria Juarez

Anónimo dijo...

Qué dolor inenarrable... Lo siento mucho. Ch.

Anónimo dijo...

Otra vez Séneca!: “Formamos parte de un gran cuerpo. Tienes que vivir para el otro si quieres ser realmente tú”.

Todos formamos parte de este gran universo, pero no solo somos cuerpos,

somos espíritu

somos los que damos calor ha este enorme globo llamado Tierra

somos los que con nuestras acciones le damos luz a quienes nos rodean y mas a los que nos necesitan

somos los únicos que como seres racionales podemos dar cobijo a quienes en tiempos dificiles necesiten una mano amiga


“Se dará tiempo al tiempo, que suele dar dulce salida a muchas amargas dificultades”

El tiempo llegara en que la pena merme y la carga mas ligera con la ayuda del SEÑOR DE LOS CIELOS