jueves, febrero 16, 2012

DECLIVES


El viejo templo se porta como esas damas otrora alegres y vistosas:
ahora simula su maltrecho frente
con un espacio trasero descomunal que todavía acuna esperanzas
donde la creencia es un sentimiento todavía puro
de un cielo que –después de todo– todavía se puede alcanzar…

© Alfredo Cedeño

No hay comentarios.: