martes, febrero 25, 2014

OPERETA

La tropa de marionetas muestra su dentadura
amenazan con gesto feroz de vesania perpetua,
cada cual empuña con torpeza una lanza inútil
y se sienten conclave de soberanos luminosos.

Exhiben sus coronas
sus bigotes
su oropel
sus estrellas y lentejuelas.

Todavía no logran entender que son ornamentos
y confunden su parafernalia de opereta barata
con la voluntad divina que alumbra las calles
cuando el público hastiado les corre el telón.

© Alfredo Cedeño

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy oportuno.

Ylleny Rodríguez

José Valle Valdés dijo...

Me resulta muy bien el poema, amigo. Abrazo