lunes, abril 02, 2007

CENTRO

El ánima de sus ganas es un puñal en Florencia
que me desgarra los miedos como papeles de seda
flotando sobre el cielo de Caracas en Semana Santa
para soltar a los canallas cantando entre la lluvia.

El corazón de sus muslos es como guayaba madura
que se me abre en la boca con una melodía que cae
y me arrastra el perfil sobre una voltereta de violetas
en delirio de puentes sin valor que se cierran raudos.

® Alfredo Cedeño

No hay comentarios.: