domingo, abril 22, 2007

CON TODO Y NADA

Tengo el corazón limpio de toda deuda de amor
está sin retroactivos de amores y fracasos
sin pesadumbres por los besos que no volverán
sin quejas ante las cortes celestiales o coitales
sin dudas que me hagan regresar a ninguna
sin juramentos de fidelidad para poder cumplir
sin flores que se quedaron por entregar
sin versos que escribir por un perdón marchito
con la dulzura del beso vespertino irresponsable
con el descaro del navegante que falsea sus derrotas
con la mansedumbre de un cangrejo que se hunde
con las perplejidades que sólo deja un primer beso
con el ritmo de una fiesta en una plaza de pueblo
con tres flores de ceniza en tu pubis casi rasurado
con la fiereza del vaivén al follar sin vergüenzas
sin perdones que debieron solicitarse u otorgarse
sin maldiciones que endilgarle a ningún abandono
sin los pétalos de margaritas deshojadas
sin las locuras que siempre se quisieron vivir
sin el temblor del miedo ante un cuerpo buscado
sin los aromas de sudores que se gastaron
sin una canción que despida bendiciones amargas
con las sílabas que nunca niegan la entrega
con el sueño libre de pesadilla en la hembra feliz
con una caracola de nieve y fuego en tus senos
con un beso que desarma convicciones honestas
con la gota que se derrama de tu coño hecho cáliz
con los pedidos sin recato por un orgasmo de fiestas
con la pureza que siempre encuentra donde perderse.

® Alfredo Cedeño

2 comentarios:

Anónimo dijo...

CON TODO Y NADA, el leer este poema trae a mi ser tranquilidad, paz, felicidad. Que bonito refrescarce con una lectura asi.
Mucha suerte amigo!!

Soledad

Anónimo dijo...

Ojala que no existieran retroactivos para el amor. Eso es lo mejor no regresar al pasado.

Flor