martes, abril 24, 2007

LACTANTE

Su médico había diagnosticado
glándulas mamarias abundantes,
sus novios las habían palpado
para cerciorarse del aserto,
los viejos se las veían de reojo
y mucho disimulo de su babear,
y yo –cuando no- me declaré
un raro caso tardío de lactancia.
® Alfredo Cedeño

1 comentario:

Griselda dijo...

Estoy segura que las mias fueron su inspiracion....

Muchos besos