domingo, abril 29, 2007

MILÉSIMA

De las mil partes de mi vida
sólo una ha valido la pena:
esa cuando llegaste y sonreíste
para que el sol se escondiera
en el borde de tus orejas
en la esquina de tu ombligo
y en tu forma de quererme.

® Alfredo Cedeño

1 comentario:

Anónimo dijo...

Por milésima vez te digo
que bien valió conocerte
que sol se reflejara en tu sonrisa
que pese a ti mismo
tus sentimientos escondidos
iluminan mi vida