martes, mayo 08, 2007

SATÉLITE

Cuando el culto a la luna me congela el paso
veo sus ojos de cachorro de conejo y río
tocando con mañas de ciego sus detalles
y abro los brazos al cielo para llorar feliz
en medio de este golpe de buena suerte
que me regala su mirada desde el alma.

Cuando sus besos me iluminan la mañana
abro las ventanas de desvanes olvidados
donde los ríos guardaban tremedales ocres
y las hormigas le entregan a siete delfines
mis ganas de tristeza que ella abolió ayer
con dedos de orfebre arropándome el corazón.

® Alfredo Cedeño

No hay comentarios.: