martes, mayo 29, 2007

TIEMPO Y CONTROL

La nube de controladores no puede controlar el talento
que brilla cristalino entre luceros a lo largo del Caribe.

Censores, comisarios y quemadores de herejes
que tratan de imponer en vano cadenas ya rotas.

En La Habana el tiempo se detuvo y no se supo cuando
la gente se despide y las miradas dicen todo y nada.

® Alfredo Cedeño

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Las miradas quisieran irse a cualquier destino libre!!!!
Que talentoso eres!!

Anónimo dijo...

Muy bien. Justo allí donde el tiempo se detuvo y se mueve sólo para retroceder.

Ylleny Rodríguez