lunes, mayo 28, 2007

SONATA HABANERA

No podía saberlo hasta completar este vuelo:
en Londres extrañé tu rabiosa paz de centella
que seduce la noche como aleteo de gorrión,
en Florencia necesité tu limpieza en el deseo
que regresa a los caminos como pez que sabe volar,
en San Juan me faltó tu pisada alevosa
que derrite de amor hasta los bronces de las plazas,
en Toledo carecí de la firmeza de tus manos
que me emancipan con promesas de felonías,
en Nueva York no pude encontrar tus tetas soberbias
que bien pudieron matar a toda la Curia Romana,
y ahora en La Habana seguí extrañando tu paz
que me derrite las noches con tus aleteos de gorrión.

® Alfredo Cedeño

1 comentario:

Anónimo dijo...

Con su sonata Habanera sigo pensando: Ud. es blanco, es negro, es gris,tiene todos los matices...
Que bonito eso de "como pez que sabe volar"

Soledad