viernes, mayo 04, 2007

TERCETO LIBRE 09

Como un pájaro abochornado de soledad y sinsabores
sus labios me engañaban cuando me lanzó a la calle
por maledicencias de afrentas que sólo pude pensar.

Después los instantes se fueron convenciendo solos
y los pianos marcaron ritmos extraviados en claves
que sonaron como un te quiero de compromiso vacío.

Al final las tardes no fueron espectadoras de amor
o gestos nobles, sólo miradas asesinas naufragando
en medio de un fárrago de muecas errantes y solas.

® Alfredo Cedeño

No hay comentarios.: