sábado, julio 21, 2012

HIJO



Muchacho
eres
la luz
el sol
y la sal
de mi vida.
Eres
el pasto
la vida
y el agua
de mis días.
Eres
la magia
el vértigo
y la claridad
de mis noches

© Alfredo Cedeño

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Alfredo ¡Precioso el poema a tu hijo¡ Me gustó todo pero me encantó el final "la magia, el vértigo, la claridad de mis noches" Esto último de la noche me recordó a un mini poema que escribí a mi sobri , te lo mando por la página.

Un abrazo y continua sintiendo tanto y tan bello. Buen domingo

Amaia Villa

Anónimo dijo...

Bello y pícaro. Dios lo Bendiga.

Ylleny Rodríguez

Anónimo dijo...

Hermoso escrito para los hijos, que lo son todo...

Zafira