martes, marzo 06, 2007

CANCIÓN 10

Desde la ventana rota de una despedida seca
tres lágrimas marinaron su mirada oblicua
preparándola a cobrar intereses con desdén.

Desde los brocales lacerados de su corazón
un andamio de pretextos la cubrieron de paz
y la pusieron altanera en la calle a cortar.

Desde las esquinas apagadas del desconfiar
siete predicas de perdón ilegitimo saltaron
a reconstruir lo que ese terremoto devastó.

Desde la dulce sentencia de libertad muerta
ella expide una caravana agria de reproches
por las caricias que jamás supieron llegar.

Desde los presagios ásperos de las esperas
una ruina de esperanzas sin caminos vacíos
se dejó caer sobre un cariño que sale firme.

® Alfredo Cedeño

No hay comentarios.: